miércoles, 20 de julio de 2016

Como interpretar mal un resultado


A veces los periodistas meten la pata. Hasta el fondo. Como es el caso de un artículo publicado en el 
Diario de Navarra, con título  Un estudio afirma que ser vegetariano no es tan sano en el que, bajo mi lupa, considero que ha sido mal interpretado. Bastante mal interpretado.


Todo comienza discutiendo con un usuario de un foro sobre veganismo. Dicho usuario citó un estudio (1) en el que se afirma que las dietas vegetarianas tienen una tasa mayor de padecer cáncer, alergias, incontinencia urinaria y enfermedades mentales. 




Los cuatro tipo de enfermedades tienen valors p cercanos a 0,05. Sí es cierto que son significativos a un nivel de α=0,05, pero la fuerza de significación es bastante baja, y más aún teniendo en cuenta las diversas críticas que se está llevando el valor p estos años (2). Además, he de decir que este estudio, anterior al del grupo CIIC, puede ser que contradiga la evidencia de que un consumo moderado-alto de consumo de carne roja y/o procesadas incrementa el riesgo de cáncer (3). Sería curioso poder desglosar el apartado de cáncer en sus tipos y comprobar qué valores arroja el de esófago. Teniendo en cuenta que los vegetarianos beben menos y fuman menos según el propio estudio, es pausible pensar que puedan haber resultados contradictorios.

Otro punto que me gustaría señalar del estudio es que en cuanto a las alergias es posible que exista una relación inversa de causa. Es decir, que las personas alérgicas tiendan más a cuidar su dieta y se vuelvan vegetarias o veganas por la alergia, y no al revés, que la dieta provoque la alergia. Este punto también sería necesario comprobarlo. 

Y aquí viene otra curiosidad; al parecer, fue publicada una nota de prensa en alemán en el que se resumían las conclusiones del estudio. El autor de dicha nota interpretó incorrectamente los valores p del estudio.

Im Vergleich zu den Viel-Fleischessern waren Vegetarier von 14 der 18 Krankheiten häufiger betroffen (78%) – dazu gehörten auch Asthma, Diabetes, Migräne und Osteoporose (1, S.4, Table 3).

Lo que vendría a decir que en 14 de las 18 enfermedades estudiadas (un 78% del total) se ha observado un aumento de la frecuencia. Esto es erróneo si observamos los valores p debido a que únicamente 4 de las 18 enfermedades han reportado tener frecuencias estadísticamente diferentes. Así que, primero error, y grave, porque está acusando duramente las dietas veganas y vegetarianas de aumentar el riesgo de diabetes, asma, hiperestesión... cuando no es así. 

Se me ocurren dos posibles causas que explican esta confusión. La primera (y más probable desde mi punto de vista) es que hayan comparado los porcentajes y al ver que eran mayores unos que otros, hayan contado el número de enfermedades en la que se daba una tasa mayor al comparar las dietas veganas y vegetarianas respecto a las ricas en carne sin tener en cuenta los valores p. Lo cual nos deja un 14 de 18.

Y la segunda opción es que hayan interpretado al revés los valores p, donde si p>0,05 entonces es significativo. Lo cual también nos deja también un 14 de 18. Aunque dudo que esto haya ocurrido.  No creo que publiquen una nota de prensa interpretando al revés los valores p. Lo veo poco probable.

No contentos con esto, el Diario Navarro publica una entrada muy similar a la nota de prensa donde cae en el mismo fallo (supongo que, o no se han leído el estudio y han copiado directamente de la nota de prensa original, o vuelven a interpretar mal el estudio):


El estudio de la Universidad de Graz va incluso más allá e indica que en 14 de las 18 enfermedades crónicas estudiadas, como migrañas, diabetes, asma u osteoporosis, salen mal parados los vegetarianos.

No señores, ni las migrañas, ni la diabetes, ni el asma ni la osteoporosis son significativamente diferentes. Se asume que son iguales. Solo hay que echar un ojo a la tabla que se cita (1, S.4, Table 3), que es la imagen de más arriba.

Dicho esto, he de decir que me sorprende se malinterpreten los resultados originales cuando está puesto de manera muy clara. Espero que contraten a algún asesor científico en el Diario de Navarra.




Referencias.
1. Burkert NT, Muckenhuber J, Großschädl F, Rásky É, Freidl W (2014) Nutrition and Health – The Association between Eating Behavior and Various Health Parameters: A Matched Sample Study. PLoS ONE 9(2): e88278. doi:10.1371/journal.pone.0088278
2. Wasserstein, Ronald L.; Lazar, Nicole A. (2016). "The ASA's statement on p-values: context, process, and purpose". The American Statistician. doi:10.1080/00031305.2016.1154108
3. IARC Monographs evaluate consumption of red meat and processed meat. Nota de prensa publicada el 26 de octubre de 2015.




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada